UN SUEÑO HECHO REALIDAD, EL PARQUE NACIONAL KRUGER




Parque Nacional Kruger, Sudáfrica — miércoles, 5 de mayo de 2010

   Todo lo que había soñado, imaginado, se materializó; dudo que el Kruger pueda decepcionar a alguien.



   Nuestra primera experiencia en el parque fue en un sunrise drive, excursión organizada por la gente del Kruger. A esta altura conviene explicar las distintas formas de conocerlo: primero, antes que nada, sólo se puede entrar en vehículo o sea que o bien alquilás un auto o bien contratás una excursión de un día que te lleve en camioneta para hacer tu safari; una vez adentro, si vas por tu cuenta, lo primero que tenés que hacer es el check in en el campamento en el que te vayas a alojar, para esto es necesario por lo general hacer una reserva previa a través de su web (y esto conviene hacerlo con la mayor antelación posible, y estoy hablando de meses); al entrar al parque tenés que pagar una tasa de visitante y en ese mismo lugar debés comprar un librito con un león en la tapa que tiene toda la información necesaria para tu visita (caminos asfaltados o de tierra, campamentos, tipo de fauna, datos geográficos, horarios de los campamentos, tiempos mínimos estimados entre cada punto, etc.); una vez con tu mapa, vehículo y alojamiento confirmado, es tiempo de organizarte tus recorridos. A partir de aquí voy a hablar para los que lo visiten por su cuenta porque es lo que yo hice, supongo que si contratás un safari con agencia no tendrás que organizar nada más que las baterías para la cámara de fotos.

Decía, cuando tenés todos los elementos es tiempo de armar la forma en la que vas a recorrer el parque. ¿Por qué? Porque es gigante, es más grande que Israel para que se den una idea, y porque los tiempos dentro de él no son los mismos y estás limitado por los horarios que imponen desde su organización, y porque la velocidad máxima es de 50 km/h y porque mirando animales el tiempo se te pasa volando. No obstante, en cada campamento se ofrecen distintos tipos de excursiones organizadas por la gente de allí, en las que salís con un guía que te explica un poco de lo que vas viendo, y salís en un vehículo alto que te permite ver un poco más. Estos paseos difieren según el campamento pero los que se pueden conseguir son Sunrise Drive, Sunset Drive y Night Drive, duran aproximadamente 3 horas y según corresponda, empiezan antes de que abran las puertas o terminan después de que las cierren lo que te da una ventaja de tener menos autos a la hora de mirar los animales.

Cuando se va a organizar el recorrido por el parque es importante saber qué tipos de animales se quieren ver porque hay zonas en las que es más probable encontrar determinado tipo de bicho en lugar de otro. En líneas generales se suele decir que desde la mitad hacia el sur se encuentran los grandes mamíferos y de la mitad hacia el norte se observan sobre todo las aves. De acuerdo a esta elección se puede ir diagramando por dónde entrar (por qué puerta) y que campamentos visitar. En cuanto a la cantidad de días es algo muy personal pero diría que no menos de tres para tener más chances de ver variedad. Como la idea es abarcar la mayor cantidad de territorio posible para conocer distintos hábitats se suele ir moviendo de campamento a campamento cada día. En nuestro caso como lo que nos interesaba eran los mamíferos nos abocamos a la parte sur, entrando por Malelane Gate (la puerta más conveniente si venís desde Nelspruit) hasta Berg en Dal, al otro día nos íbamos a Skukuza (uno de los camps más renombrados) y terminábamos en Satara para salir por Orpen Gate rumbo al Blyde River Canyon tres días más tarde. Para armar nuestro recorrido contamos con mucha información y con consejos muy útiles para maximizar el rendimiento del tiempo dentro del parque, por secreto profesional, je, no puedo develar las fuentes, pero si se fijan en la forma en que nos manejamos dentro van a encontrar un par de tips útiles para su viaje.

Como decía, arrancamos con un Sunrise Drive a las 5 am, con frío y de noche. Apenas te subís al camión (abierto a los costados, alto, con buena vista panorámica) el guía te da las pautas de comportamiento –que hagas silencio delante de los animales, que no se puede usar flash de noche, que nadie se puede bajar ni asomar del camión, etc.- y luego arrancás. Lo primero que vimos parecía puesto apropósito, una pareja de leones al costado del camino. Detuvo el camión y nos explicó brevemente el comportamiento de estos animales y nos dejó bastante tiempo para sacar fotos. La sensación de estar a menos de tres metros de semejante felino es incomparable. Luego nos llevó por caminos principales y secundarios y vimos muchos impalas, elefantes, jirafas y varios animales más. Una de las razones por las que queríamos arrancar nuestro recorrido con una excursión con guía era ver cómo reconocía a los bichos, dónde suelen estar, cómo moverse. Volvimos al campamento, cargamos el auto, compramos algo para desayunar por el camino y partimos a la aventura. A los 10-15 minutos de haber salido lo primero que vemos es un grupo de rinocerontes cruzando la ruta recortados contra el horizonte, huau, esto se está poniendo bueno. Nuestro recorrido planeado era ir hasta Skukuza, parar para ir al baño si es necesario, luego seguir a Tshokwane y luego bajar hasta Lower Sabie para después regresar por el centro hasta Skukuza. 

Ese trazado está buenísimo y lo recomiendo, nosotros no lo pudimos hacer porque finalmente hicimos el Sunrise Drive y se nos acortaron los tiempos. Entonces lo que hicimos fue subir hasta Skukuza, luego seguir hacia Tshokwane, ahí el camino cruza dos ríos, en los puentes hay que prestar atención para ver qué se ve. Hay algunos puentes en los que está permitido bajar (hay carteles que lo avisan), bajamos a estirar las piernas, no encontramos cocodrilos ni hipopótamos. Vimos jirafas, facoceros, una manada de elefantes que se cruzaron delante nuestro, luego nos metíamos cada vez que había pequeños desvíos de tierra para ver el río (el camino hacia Tshokwane lo bordea) y ahí vimos los monitos pequeños –vervet monkey-. Llegamos a Tshokwane que es un parador con baño y un lugar para comer algo, eran tipo las 2 pm, hacía mucho calor así que nos compramos unos helados, bebidas frías, fuimos al baño y seguimos camino. No nos daba el promedio para bajar hasta Lower así que decidimos volver hacia Skukuza despacio, metiéndonos en los caminos secundarios. 

Habíamos subido por la H4-1 entonces al bajar elegimos la H1-2 (es el nombre de las rutas, están perfectamente señalizadas en el mapa que comprás), que también bordea el río pero del otro lado. Al meternos en los caminos de tierra que la cortan en busca de pequeñas charcas de agua (es más probable encontrar a los animales cerca del agua) tuvimos la suerte de ver un búfalo revolcándose en el barro, y digo suerte porque nos fue esquivo en el resto de nuestra estadía. Al cruzar por uno de los puentes encontramos muchísimos babuinos por aquí y por allá, ahí tuvimos que subir las ventanillas porque son peligrosos y ladrones. Cuando nos quisimos dar cuenta se nos hacía tarde para entrar a Skukuza (teníamos que estar antes de 17.30 hs) así que tuvimos que empezar a acelerar y no parar a ver todos los animales, sólo nos detuvimos para unos perros salvajes que estaban sobre el camino. Aún así los minutos pasaban y no llegábamos más, de repente el camino era curva y contracurva y tuve que sobrepasar la velocidad máxima (a riesgo de que nos hagan una infracción) porque no llegábamos. Finalmente llegamos a las cinco casi y cuarenta y el guardia de la puerta nos miró con mala cara y me dijo: “your clock is wrong” Uff, zafamos. Moraleja, es muy pero muy importante llevar un ritmo constante en el recorrido, nos lo habían dicho pero no es fácil cuando a cada rato la naturaleza te deslumbra y te sentís en un documental del Animal Planet.

Una vez hecho el check in fuimos al mercado a comprar carne para hacer una parrillada en nuestra cabaña, compramos distintos tipos de carnes de ciervos. Estuvo rico, aunque para nuestro paladar algunos cortes eran un tanto extraños. Consejo: llévense linterna porque en los campamentos hay muy poca luz para no impactar demasiado en el ambiente y cuando cae la noche no se ve nada.

Etiquetas: , ,