FOTOSAFARI ASTRONÓMICO EN PUNTA INDIO


VIAJE A LAS ESTRELLAS      

Vía Láctea


   Medianoche de sábado en el campo, rodeado de extraños. El frío trepaba por la suela de la zapatilla que ya tenía una considerable capa de bosta, estaba tan oscuro que me resultaba imposible hacer foco. Hacía media hora que estaba sacando una foto a unas estrellas que hasta ese momento desconocía y que no podía saber si me iba a salir bien o no. Y sin embargo estaba ahí, sonriendo en la oscuridad.



Vía Láctea y Luz Zodiacal


La idea era fotografiar las estrellas, por eso estábamos en Punta Indio, a 140 km de Buenos Aires, por eso estábamos con Diego Arranz y Haydée Reiris, los fotógrafos organizadores, y por eso, también, estábamos con un experto, Luis Argerich. Pero el viaje -de ahora en más denominado fotoescape- astronómico había empezado mucho antes.
Con quince días de anterioridad ya nos habían pasado el cronograma completo, la lista de elementos necesarios, los puntos de encuentro, y hasta apuntes de fotografía. Así de meticulosos son los fotoescapistas, así llevan hechas más de 300 salidas.
Nos pasaron a buscar al mediodía con una combi. Llevábamos los trípodes, cámaras, cuadernos y abrigo, mucho abrigo -hace mucho frío a la noche, dijeron. Unas dos horas más tarde estábamos llegando a destino, el Parque Costero del Sur, Diego se paró junto a su asiento y nos dio la charla introductoria, presentó a Luis, el astrofotógrafo, y nos contó cómo iba a ser la actividad. De repente, habrán sido dos minutos, quedó definido cómo iba a ser el día. Primero uno de los participantes sacó una hoja impresa en la que tenía la hora exacta en que Orión iba a estar visible, luego otro consultó en su celular una tabla de mareas para saber qué tanto nos íbamos a poder arrimar al río. Estaba claro, no éramos gente muy normal. Lógico, 20 personas en su mayoría cercanos a los 30 años decididos a pasar un sábado a la noche en el medio de la nada tratando de fotografiar estrellas. Éramos como una excursión de The Big Bang Theory*.
El Parque Costero del Sur es una reserva creada, entre otras cosas, para preservar la flora costera de la pampa húmeda (la selva marginal). Son unas 30 mil hectáreas comprendidas entre el partido de Magdalena y el de Punta Indio. Por su ubicación, constituye un punto estratégico para la observación de estrellas dado que se encuentra a orillas del Río de la Plata y lo suficientemente alejado de las grandes urbes, como Buenos Aires, como para que su contaminación lumínica** no sea considerable.


Escuela en Parque Costero del Sur


Llegamos hasta una pequeña escuelita rural ubicada dentro del parque, donde Luis nos dio una extensa charla, ilustrada con imágenes, sobre la astrofotografía. Hay tres ramas, nos contó, la astrofotografía Planetaria (como su nombre lo indica, se trata de retratar a los objetos del Sistema Solar, como la luna, el sol, y los planetas), la de Espacio Profundo (se ocupa de las galaxias, nebulosas, cúmulos estelares, etc), y la Campo Amplio (combina el paisaje terrestre con el cielo). Ésta última es su especialidad y a la que nos dedicaríamos por la noche. Entre ronda y ronda de mate con bizcochitos, y a través de ejemplos fotográficos, nos contó de qué se trataba, nos sugirió ideas de composición, habló de técnicas, trucos, pero, sobre todo, hizo hincapié una y otra vez en la principal regla de la fotografía nocturna: el ensayo y error. La ausencia de luz hace muy difícil la toma de decisiones y cuestiones como el foco, la composición y el balance de blanco se tornan, cuanto menos, incómodas. Conclusión: te podés pasar toda la noche sacando fotos y al llegar a tu casa ver que no te trajiste nada que valga la pena.


La clase de Luis


Terminada la clase llegó el momento de aplicar los conceptos, literalmente, en campo y llegó, también, el turno de conocer al último personaje de la salida, el más entrañable por lejos: Alejandro, el guarda forestal. Vestido como para explorar el Amazonas (con botas, sombrero, uniforme y machete en mano), extrovertido y con un sentido del humor tan delirante que nunca podías saber si te estabas riendo con él ó de él, como un personaje de Alfredo Casero***, nos guió a través de la reserva en busca del lugar ideal para nuestra observación. Así llegamos a un descampado rodeado de algunos árboles y arbustos, y bordeado por un arroyo. Estos elementos resultarían fundamentales a la hora de marcar una referencia terrestre a nuestras composiciones.
Luego sólo hubo que esperar que la noche lentamente levantara el telón para uno de los espectáculos más impresionantes que haya visto: nuestro cielo. Miles de veces había observado un cielo estrellado pero jamás lo había entendido, nunca le había dedicado tiempo a aprenderme algo más que la cruz del sur. Pero un puntero láser hizo la diferencia, porque Luis comenzó a explicarlo. Nos mostró estrellas, constelaciones, la vía láctea, nos dijo dónde iba a estar dentro de un rato, señaló lo curioso de poder ver las nubes de Magallanes, a qué hora íbamos a empezar a ver a Orión y por dónde se iba a mover. Nos enseñó el cielo. Y entonces lo entendí. Lo pude mirar por primera vez. Y ahí todo cambió. No podía creer que estaba ahí parado frente a la vía láctea, que la veía con mis propios ojos, que me podía llevar una foto suya.  Y no importaba el frío, el hambre o el rocío. Fue como un hechizo, como darte cuenta de que formabas parte de un instante mágico. Y no era yo solo, éramos todos, se notaba en el murmullo, en los llamados a Luis para que vea tal o cual foto, había una excitación indisimulable. 


Vía Láctea en el arroyo



Fueron unas dos horas de un entusiasmo colectivo constante. Después llegó el asado, a modo de coffee break campestre, para compartir experiencias y seguir ametrallándolo a preguntas al pobre de Luis. Una vez repuestas las energías volvimos en busca de mejores tomas, intentamos capturar movimientos de estrellas, o hacer panorámicas, hasta que se hizo la hora del regreso.




Luz Zodiacal, Pléyades, Orión, Andrómeda, Polo Sur Celeste, Canopus, Centauro, Hidra, Acuario, Capricornio, Sagitario, Nubes de Magallanes, Corona Australis, Marte, Libra, Lupus, Antares, Vega, Pegaso, Aries, Caelum, Vía Láctea, eran simples nombres para mí, en su mayoría desconocidos, ahora son parte de un cielo que ya no puedo dejar de mirar.


Sebastián.



*The Big Bang Theory, popular comedia estadounidense de la Warner Bros, cuyos protagonistas son jóvenes físicos superdotados.

**La contaminación lumínica tiene como manifestación más evidente el aumento del brillo del cielo nocturno, por reflexión y difusión de la luz artificial en los gases y en las partículas del aire urbano (smog, contaminación...), de forma que se disminuye la visibilidad de las estrellas y demás objetos celestes. (Fuente: Wikipedia).

*** Alfredo Casero, actor, humorista y músico argentino. En televisión protagonizó progamas cómicos  como De la cabeza y Cha, Cha, Cha, entre otros.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,