LOS REARTES, VILLA GENERAL BELGRANO (CÓRDOBA)







-¿Qué podría ser? –El saludo del pulpero me transportó inmediatamente a otro lugar. Era el último día del año pero por un momento pareció el primero de otra época, un día arrancado a algún viejo almanaque amarillento. Al fondo, unos jóvenes tomando una cerveza, al costado un viejito no se separaba de su botellita de fanta y una bandeja llena de palitos salados, acodado a la barra un tipo simpático y barbudo se quejaba del calor junto a los propietarios del local, padre e hijo, y ahí, a un costadito, nosotros, los únicos turistas, como espiando una postal de las costumbres locales. Veníamos de pasar el día en el río y nos habíamos detenido a tomar una cerveza helada en el rincón más pintoresco del pueblo.






     Quizás eso fue lo que más me gustó de Los Reartes, la variedad de posibilidades que te da el lugar. En la calle principal, un mini casco histórico con pulpería, capilla y escuela incluídos; unas calles más abajo, corre el río Reartes a cuyas márgenes encontrás muchos sitios para hacer un picnic en plena naturaleza, con zonas arboladas perfectamente cuidadas por el municipio; a unos minutos en auto tenés la coqueta Villa General Belgrano con gran oferta gastronómica y de entretenimientos; a 20 kilómetros podés ir al gran espejo de agua del Dique Los Molinos; y si hacés unos 30 kilómetros en el otro sentido llegás a la hermosa Cumbrecita y su encanto alpino; todo distinto, todo cerca.






      Los Reartes es un pequeño pueblito netamente turístico. Tiene su casco principal, donde están los edificios coloniales, restaurantes y almacenes, unas cuantas manzanas de viviendas, y luego todo son complejos de cabañas, para todos los bolsillos podría decirse. Las hay lujosas y las hay bien sencillas, frente al río o a unas cuadras de distancia. La localidad, que forma parte del Valle de Santa Rosa de Calamuchita, fue originariamente el casco de una estancia colonial y luego de pasar por varias familias en 1711 fue comprada por Don Juan Gregorio de Rearte quien finalmente le dio el nombre al río y luego a la localidad. Por ser el más antiguo del valle, en 2006 se lo declaró Pueblo Patrio

 




     ¿Qué podés hacer en Los Reartes? Con la cámara de fotos en la mano, recorrelo, es chiquito y encantador. Acercate a la capilla Inmaculada Concepción, de 1815, se puede visitar de forma gratuita, también tenés la Escuela Pedro Bonifacio Palacios de 1895 y la pulpería Don Segundo Sombra que, aunque no es tan vieja (1930), bien vale hacerle una visita y tomarse algo parado frente a su barra. 






     Si te gusta la naturaleza, recorré la orilla del río y elegí un buen sitio para hacer un picnic. Tenés para todos los gustos, agrestes, organizados y paradores. El río es bien típico de la zona, con aguas cristalinas que corren sobre un suelo mayormente rocoso y con poca profundidad, lo que lo hace ideal para familias con chicos dado que rara vez va a superar los 50 cm.







     Si lo que buscás es nadar, siguiendo por la ruta 5, a unos 20 kilómetros tenés el lago Los Molinos, que es un embalse del río del mismo nombre y que tiene playas por las que acceder a este lago de aguas profundas en los que se practican también deportes náuticos. El camino es muy bonito y está lleno de puntos panorámicos desde donde se puede apreciar la belleza del paisaje y comprar el mejor salame casero de la región. 






     A 9 kilómetros de Los Reartes se encuentra Villa General Belgrano, una colonia alemana que posee la arquitectura típica de ese país. Es una localidad mucho más grande, con lo que tenés mucha más infraestructura en gastronomía, entretenimientos y artículos regionales.







     A unos 35 kilómetros de un camino asfaltado y espectacular que se va metiendo en el corazón de las Sierras Grandes de Córdoba, se llega a La Cumbrecita, una encantadora aldea alpina ubicada en un pequeño valle. Es un pueblo peatonal, por lo que el vehículo se deja a la entrada y luego toca caminar. Es un placer perderse entre sus pocas calles y llegar casi por sorpresa a su vieja capilla, o al lago de las truchas, la olla o su bella cascada. En La Cumbrecita todo parece sacado de un cuento clásico, los bosquecitos de coníferas, los ríos, las casitas, las flores, las casas de té. Haga frío o haga calor, llueva o haya sol, es una visita imperdible si te encontrás en la zona.







Datos prácticos:
 ¿Cómo llego? Si vas desde Buenos Aires, son unos 770 kilómetros. Podés ir por la Ruta 9 (que en su mayor parte es autopista) hasta Alta Gracia y de ahí por la Ruta Provincial 271 hasta Los Reartes. Los caminos están en buen estado y es un viaje muy agradable para hacer en unas 8-9 horas.
¿Dónde me alojo? Hay mucha variedad de cabañas para poder disfrutar del lugar. En su sitio oficial encontrás muchas opciones (clickeá acá)




Etiquetas: , , , , , , , , ,